jueves, 19 de enero de 2012

Milo: ciudad de la música y el vino


Vista desde Milo
 De todas las ciudades sobre el Jónico, Milo, en la provincia de Catania es la que goza de la más amplia vista al mar, a 750 metros de altura. Desde la plaza Belvedere se puede ver Taormina y Calabria al nordeste y el golfo de Catania y Augusta hacia el sudoeste. Detrás, el Etna, con sus densos humos y penachos de sus últimas y no poco frecuentes erupciones.

Este pequeño pueblo de apenas 1000 habitantes, inmerso en el verde de bosques de robles y castaños, ha creado un ambiente verdaderamente único. Su posición en altura y panorámica hace que sea muy visitada en verano, cuando se escapa del calor de la ciudad. Allí, el aire refrescante, el paisaje maravilloso y las atracciones culturales sorprenden al turista, sobre todo, por tratarse de un pueblo tan pequeño.
Milo es una de las localidades más altas del Etna, lo que ha hecho que sus viñedos y sus bosques fueran “visitados” varias veces por la señora de la casa: la lava. Parece extraño, pero el Etna está en el espíritu de los habitantes, temido y amado por su doble cara. De un lado la fertilidad del terreno, la abundancia de agua mineral y la belleza del paisaje; del otro, la montaña (como llaman los lugareños al Etna) que señala los límites: hasta dónde se puede llegar, qué zona habitar y cómo y qué construir.

Visitar Milo en verano
Milo en verano
En los meses de verano Milo ofrece una nutrida agenda, con manifestaciones que se repiten año a año. Una de ellas es la noche de agosto dedicada a la Venere di Milo, histórico concurso de belleza, acompañado de espectáculos musicales y desfiles de modas. Entre julio y agosto hay un concurso de obras teatrales, que se desarrollan ya sea en el teatro municipal, en el anfiteatro al aire libre o en la plaza Belvedere. Al ganador le es asignado el premio Angelo Musco.
También en estos meses se presenta el festival MusicaMilo, cada semana dedicado a un tipo de música: desde la típica música siciliana hasta tangos y música clásica; siempre con músicos y conjuntos en vivo.
El Etna desde Milo
En septiembre, la ViniMilo despide el verano. En esta ocasión se presentan todos los productores de vino locales, con stands, visitas guiadas y degustaciones.
Llegado el invierno, Milo, a veces, se cubre de nieve; pero no faltan los concursos, la música y el festejo de las tradiciones.
No faltan iniciativas que, aún durante los meses invernales, visitar Milo sea un placer.

3 comentarios:

  1. Sí, Milo para mí es la "joyita" del Etna. Se respira un aire particular y en ese balcón, con esa vista...uno se siente dueño del mundo.

    ResponderEliminar